La misma impresión de que se trata de lengua diferentes tuvieron los misioneros jesuitas en las regiones transandinas de San Luis, Córdoba, Mendoza, San Juan y La Rioja. La referencia directa más importante es la famosa carta del Padre Alonso de Bárzana a su provincial (9):

 

"no hemos sabido hasta agora con qué lenguas podrán ser ayudados porque son tantas las que hablan, porque a media legua se habla nueva lengua".

 

El Padre Del Techo (10), refiriéndose a Córdoba, escribe:

 

"era difícil instruir a los indios que prestan servicios a los españoles, por la variedad de lenguas que hablan".

 

Consta en las Cartas Anuas de los jesuitas, que en Cuyo se hablaban lenguas distintas de las de otras regiones, pero parecidas entre sí.

 

Volviendo a la cuestión diaguita chilena, nos aventuramos a suponer que lo más probable es que no se trate de " lenguas", sino de "dialectos", pero lo suficientemente diferenciados como para producir esta impresión. Esto significa que, a nuestro juicio, en la región de los Valles Transversales, desde Copiapó al Choapa, se hablaba una misma lengua, aunque con variantes dialectales, sobre todo en el nivel léxico.

 

En pro de nuestra conclusión aducimos que los cinco valles poseían comunidad cultural en ritos, ceremonias y costumbres; sería muy raro que la lengua quedara excluida de esta unidad etnológica:

 

"El traje de los indios (de Copiapó) es como el de Atacama (...). Es gente dispuesta, belicosa y ellas de buen parecer. Los ritos y ceremonias que tienen es adorar el sol (...). Su enterramiento es debajo de la tierra no hondo (...). Juntamente entierran consigo sus armas y ropas y joyas. El casamiento de estos indios es que los señores tienen a diez y doce mugeres, y los demás a una y dos mugeres" (11).

 

"Los ritos y ceremonias de estos indios (los de Guasco) son los de Copiapó. Es gente de buen cuerpo y belicosa, y ellas de buen parecer" (12).

 

"Los indios de Coquimbo son del traje de los del Guasco, y de sus ritos y ceremonias y costumbres que los del Guasco" (13).

 

"Estos indios del valle de Limarí no tienen ídolos ni adoratorios. (...). Es gente de buen tamaño, y ellas de buen parecer" (14).

 

"Allegó al valle de Cocambala, el cual halló despoblado y, por este respecto pasó al de Chuapa, que es valle en el cual no halló gente ninguna" (15).

 

-----------------------------

(9) Bázana, Carta.

(10) Techo, Historia, 12.

(11) Bibar, Crónicas, 27.

(12) Bibar, Crónicas, 29.

(13) Bibar, Crónicas, 32.

(14) Bibar, Crónicas, 32.

(15) Bibar, Crónicas, 34.

 

 

SIGUIENTE                        ANTERIOR                      INICIO