Vivieron los diaguitas chilenos en la región que hoy se denomina el Norte Chico, es decir, desde el valle de Copiapó por el norte (limitando con el Desierto de Atacama), hasta el río Choapa, como límite sur. Hacia el 1536 soportaban la dominación (y aculturación) incásica durante sesenta y cinco años. Coetáneamente habitaban allende la Codillera los diaguitas argentinos, en las provincias de La Rioja y Catamarca, y parte de Tucumán, Salta y San Juan. Más al norte, y hacia el Pacífico, tuvo su hábitat natural la etnía de los lican - antai o atacameños, a quienes también se les ha supuesto alguna vez relacionados con los diaguitas. En la actualidad, no conviene confundir a los atacameños con los diaguitas, y en estos últimos discriminar entre los argentinos y los chilenos.

 

En el presente trabajo, hemos elegido un par de hitos importantes para el conocimiento de la lengua diaguita (aunque sólo estén constituidos por opinones, hipóesis, consideraciones, alcances y caracterizaciones externas de la extinguida lengua que debieron hablar los diaguitas, sobre todo los de este lado de Los Andes) (1). Desde el siglo XVI se viene repitiendo que la lengua de los diaguitas argentinos era el cacán, pero careciendo de referencias y datos precisos sobre esta lengua, la nominación de "cacán" no tiene más valor que la de un referente vacío para una entidad prácticamente desconocida. Y en el sector chileno la situación es aún más deficitaria.

 

------------------------------

(1) En un próximo artículo ofrecemos la postura más contemporánea de autores e investigadores como Ricardo Latcham, Jorge Iribarren, Berta Elena Vidal de Bettini y las observaciones lingüísticas de Antonio Tovar y Cetsmír Loukotka, como también nuestra opinión sobre el tema.

 

SIGUIENTE                          ANTERIOR                       INICIO