COQUIMBO, ¿LUGAR DE AGUAS TRANQUILAS?

 

En esta región de los Valles Transversales de Atacama y Coquimbo en que existen tantos nombres de ascendencia indígena, muchos de ellos de nítida eufonía, más que una curiosidad intelectual constituye una necesidad afectiva dilucidar el significado de la onomástica regional en los lugares en que otrora vivieron nuestros antepasados amerindios.Y sobre este respecto los habitantes de ciudades del Norte Chico defienden con un indisimulado orgullo teorías sobre el significado del nombre de su terruño.

Para un illapelino es sentencia no discutida la aserción de que ILLapel es una voz mapuche, cuyo significado sería "pluma de oro" (milla, "oro; pel, "pluma"); no le discutamos al copiapino el significado de "pradera de turquesas" para su ciudad (Copa, "verde"; yapu, "sembrado").El coquimbano defiende con convicción casi religiosa la etimología de "lugar de aguas tranquilas",y la serenidad y placidez de sus aguas parecería confirmar esta hipótesis. Junto a esta interpretación, por lo menos dos tesis más le disputan el privilegio de corresponder al significado auténtico del nombre "Coquimbo".Todas las interpretaciones tienen puntos a favor, pero también serios argumentos en contra, lo que nos aconseja -de manera pesimista o realista, como quiera verse- no adcribirnos a ninguna de ellas, según lo expondremos en las líneas siguientes. Los argumentos preferentemente usados son de orden histórico, geográfico y lingüístico.

En varios de sus puntos nos reconocemos deudores del excelente y documentado artículo sobre Coquimbo y su etímologia escrito por la profesora de Castellano Sra. María Loreto Bravo del Fierro (")Tambo de Plata o Aguas tranquilas? Variaciones linguísticas del Topónimo", Minka de Cuquimpu N11, Biblioteca Publica de Coquimbo, 1987).

A continuación expondremos las principales tesis, con un análisis crítico de cada una de ellas:

Una primera versión de este trabajo fue publicada en el Diario "EL Día", pag. 7, 5 - V - 1990, La Serena

1) Coquimbo significaría "tambo o estación de plata". Sería un vocablo de origen quechua, contracción de "cullquitampu" ( cullqui, "plata"; tampu, "tambo o estación". Esta tesis la postula el geógrafo Francisco Solano Asta - Buruaga ("Diccionario Geográfico de la República de Chile").Nomenciona este autor el o los diccionarios quechuas consultados para arribar a esta etimología.Razones de carácter histórico y geográfico confirmarían esta hipótesis: el historiador Jorge Pinto R. argumenta que posiblemente los incas conocieron los minerales de plata ubicados al norte de la bahía, donde más tarde se descubriría el mineral de Arqueros. No olvidemos que los indios designaban con el nombre de Coquimbo al río y por extensión al valle; así el nombre de "tambo de plata" se justificaría "porque además de ser un lugar apto para el descanso, habría tenido una riqueza minera que permitía identificarlo" (J. Pinto, "La Serena Colonial").

El profesor serenense señor Enrique Gallardo, (Toponimia del valle de Elqui), siguiendo a Asta-Buruaga, pero fundamentándose en Jorge Lira ("Diccionario Kechua - Español") propone una etimologia similar : 'estación o campamento donde se cava la tierra' (de Khúllki, 'acción de cavar o mover la tierra'; y de tanpu, 'campamento, posada').

2) Coquimbo significaría 'lugar de aguas tranquilas'. Esta interpretación fue propuesta a comienzos de siglo por el ensayista Pedro León Gallo ("1919, Guía Comercial de Coquimbo"). Para él Coquimbo sería una voz moluche (mapuche), y agrega que "este significado corresponde exactamente a las características de nuestra bahía, cuyo mar no se altera jamás". No se señala la fuente bibliográfica (diccionarios) en que se sustenta tal suposición.Otro ensayista, Emiliano Gallardo Ansieta, recoge el mismo significado propuesto por P. L. Gallo ("Crónicas y Siluetas", 1948).

Lo positivo de esta postura estriba en la correspondencia de las características morfofísicas de la bahía con el significado propuesto. En lo negativo, no explica etimológicamente la interpretación dada. Posiblemente les llamó la atención la presencia del formante 'co', con el significado de 'agua' en mapuche. No obstante,no hemos confirmado en los diccionarios mapuches consultados el significado de 'tranquilo 'para la última parte del término, 'quimbo' ('quimpo' o 'quimpu').Por otra parte, las crónicas y otros textos históricos comprueban que el topónimo Coquimbo "se aplico a una zona mucho más extensa que lo actualmente conocido como bahía y ciudad de Coquimbo" (M. L. Bravo, op. cit.).

3) También de raigambre linguística mapuche es la interpretación de Coquimbo como "trozo de agua". Jorge Pinto R. recoge esta versión : "Según algunos, quiere decir , 'trozo de agua' y derivaría del río que lo surca, porque, en verdad, los aborígenes designaban con este nombre y de manera muy particular al río" (op. cit.).

No deja de ser interesante esta versión. En efecto, el diccionario de Augusta registra la voz 'Ko' (s. el agua), y 'Kumpu/n', (despedazar algo, hacerlo trozos).Así kokumpu (Coquimbo) significaría 'trozo o hilillo de agua'. La alusión es al río que lleva ese nombre, que para los sureños mapuches aparecería como esmirriado, de poco caudal, comparado con los torrentosos ríos australes. La misma impresión le habría causado a los incas, que lo bautizaron como Elqui, con el significado de 'desmembrado, flaco, enfermizo' (Lizondo, "Voces tucumanas derivadas del quichua").

La principal objeción a esta tesis (también válida para la interpretación de 'aguas tranquilas') consiste en que el sustantivo mapuche Kó (agua) no aparece en la toponimia sureña como primer elemento de un compuesto, sino al final del vocablo resultante; así: chincolco (agua del chincol), coipuco (estero del coipo), rauco (estero donde hay greda), etc.

Si hubiera que adscribirse a unas de estas versiones, nos quedaríamos (aún con las restricciones expresadas) con la última de ellas, por razones principalmente linguísticas, confirmadas en la morfogeografía del valle y de su río. Pero si fuera por razones sentimentales y estéticas, sin duda alguna nos motiva más la plácida sugerencia de ese "lugar de aguas tranquilas".